Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Elogio a los marcianos

Cementerio de barcos va en busca de los estereotipos y los hace añicos. Es una novela sobre una materia difícil y -en teoría- antiliteraria: la vida de los alumnos de la limeña Universidad de Ingeniería, en los desesperanzados años noventa. El humor negro y la polifonía de voces, son su clave. 



La primera novela con la que este Mamut ha llegado a buen puerto tras esa bienaventurada orgía textual llamada Feria Internacional del Libro (FIL Lima), es Cementerio de barcos, de Ulises Gutiérrez Llantoy. Un novelista brillante de quien ya habíamos leído con interés El año del accarhuay (2017). Paradójicamente, el autor huancavelicano se dedica a uno de los oficios más antiliterarios: la ingeniería. Siendo más exactos, la ingeniería sanitaria.

Sin embargo, Gutiérrez se encarga de echar por los suelos esos prejuicios de quienes consideran a los ingenieros seres agrestes a la literatura. Pues para un escritor de calidad, lo novelable, justamente, mora en aquello donde uno puede considerar que n…

Últimas entradas

¿Puede una novela exudar, triunfar y, a la vez, desarrollarse en una selva agreste?

La crónica, o la extraña belleza de la pirámide pervertida

¿Se puede aprender el difícil arte de redactar bien?

Nadie nos extrañará: Lima Sur ya tiene un narrador maldito

Cien años después, Lastenia. Mirada y escritura de una dama de sociedad limeña